ENTREVISTA A LOS DIRECTORES DEL PROYECTO VISIR AMEN-HOTEP HUY (AT Nº 28-LUXOR OCCIDENTAL)

Una entrevista de Herodoto de Halicarnaso, de Historiae, para Divulgadores de la Historia.

Hoy tenemos el gran placer de contar en esta sección de entrevistas con los Directores de una importante excavación arqueológica en Luxor (Egipto) que son dos de los egiptólogos más importantes de nuestro país. Teresa Bedman y Francisco Martín-Valentín, Directores del Proyecto Visir Amen-Hotep Huy, bienvenidos a Divulgadores de la Historia.

Antes de nada, quiero empezar esta entrevista felicitándoos por vuestra impresionante trayectoria profesional. Sois profesores de Egiptología del Instituto de Estudios el Antiguo Egipto y del Master de Patrimonio Historia y Literario de la Antigüedad de la Universidad de Málaga. Contáis a vuestras espaldas con una experiencia de varias décadas en la egiptología en la que constan no solo decenas de campañas arqueológicas y de divulgación histórica tanto en Egipto como en España, sino también multitud de participaciones en congresos, exposiciones y publicaciones individuales y colectivas. ¿Cómo se compagina todo este trabajo?

R.- Muchas Gracias. Nuestro camino en la egiptología es, desde hace ya más de veinte años, el de una pareja que trabaja junta y está muy unida, lo que da mucha más fuerza a nuestros resultados en este apasionante mundo del estudio de las Culturas antiguas del Valle del Nilo. Diríamos que, probablemente el gran éxito del que gozamos y nuestra excelente reputación egiptológica se basan en un trabajo conjunto y concienzudo realizado ‘espalda contra espalda’. Sin querer compararnos, obviamente, muchas veces nos miramos en otras parejas históricas del mundo de la ciencia que también marcaron un hito, como, por ejemplo, los Curie.

Aquí no rige aquello de ‘detrás de un hombre importante siempre hay una mujer inteligente’ o viceversa. Somos dos, a todos los efectos y cada uno, aporta lo máximo.

Ese es el secreto.Indudablemente, los efectos y los resultados de nuestro trabajo se acrecientan porque nuestro esfuerzo está reforzado, y nuestra capacidad, redoblada.

Pareja
Teresa Bedman y Francisco Martín-Valentín directores de la Misión Arqueológica del Instituto de Estudios del Antiguo Egipto.

El Doctor Francisco Martín-Valentín y tú dirigís en Luxor el Proyecto Visir Amen-Hotep Huy para la excavación y restauración de la tumba AT-28. ¿Cuál es el objetivo principal de vuestra misión en Egipto? ¿Cuáles han sido los principales hallazgos de esta década de investigaciones en el terreno?

R.- Nuestra Misión Arqueológica, nuestro Proyecto, contempla dos grandes apartados de trabajo: las excavaciones en sí mismas, y la restauración y puesta en valor del gran monumento que es la Tumba del Visir Amen-Hotep Huy en la necrópolis de Tebas.

Pero, obviamente, existen más objetivos: la investigación de uno de los periodos probablemente más excitantes de la Historia del Egipto antiguo. Se trata del momento en el que surgió la revolución atoniana de Amen-Hotep III y Amen-Hotep IV/Aj-en-Aton. Este apartado de nuestro trabajo nos coloca entre los investigadores de vanguardia en el mundo de la egiptología. Muy pocas Misiones en Egipto tienen el privilegio de trabajar en una tumba inédita del final de la dinastía XVIII, en contacto con trascendentes hallazgos que cambiarán los libros de egiptología dedicados al estudio de este periodo.

Los descubrimientos que hemos realizado han sido muchos. El más trascendente ha sido el hallazgo de un cuerpo de cuatro grupos de inscripciones jeroglíficas que hablan de Amen-Hotep III y de su hijo Amen-Hotep IV, que demuestran que ambos faraones reinaron juntos, alrededor de doce años.

De otra parte, el más importante descubrimiento, en sí mismo, ha sido el de la tumba más grande de la necrópolis, entre las que pertenecen a la dinastía XVIII. Una tumba que se comenzó a excavar solo muy pocos años antes de que Tut-Anj-Amon naciera. Se trata de un monumento de dimensiones dignas de un faraón, aunque fue construida para un Visir, su Gobernador en el Alto Egipto.

La Tumba del Visir fue utilizada como necrópolis por el alto clero de los Sacerdotes del dios Amón-Re. Esto sucedió aproximadamente, a partir del año mil antes de Cristo. En consecuencia, hemos descubierto hasta el momento dos enterramientos intactos con sus correspondientes sarcófagos y momias, de personajes vinculados con el poderoso dios tebano. Además, hemos hallado otras once tumbas de diferentes periodos, aún por excavar, que alcanzan desde el Tercer Periodo Intermedio hasta la época grecorromana en Egipto, es decir, desde el 1050 antes de Cristo hasta los siglos I-II después de Cristo.

Recientemente, hace poco más de un mes, habéis regresado de Egipto tras el final de la XI campaña arqueológica y creo que tenéis muy buenas noticias que contarnos. ¿Qué es exactamente lo que se ha encontrado en esta temporada?

R.- Desgraciadamente no podemos dar detalles de los descubrimientos, porque todas las reservas son pocas para asegurar el éxito y la continuidad de los trabajos. Pero sí podemos decir que tres nuevos monumentos funerarios de cierta complejidad esperan nuestra intervención, con las consiguientes sorpresas y los descubrimientos de todo tipo que cabe esperar en una necrópolis tan rica como la que se encuentra en nuestra concesión de excavaciones.

En la década anterior, entre el 2000 y el 2009, ambos dirigisteis el proyecto Sen en-Mut, en Deir el Bahari. ¿Qué nos podéis hablar sobre esta experiencia?

R.- La Tumba Tebana 353 de Sen-en-Mut, situada junto al Templo de la Reina-Faraón Hatshepsut, en el grandioso circo natural de Deir El Bahari, es uno de los más importantes tesoros monumentales de la arqueología en Egipto.

También nos consideramos unos privilegiados por haber tenido la gran oportunidad de trabajar en un monumento que contiene en su interior el ‘Techo astronómico’ más antiguo de la Humanidad.

Excavar, traducir los textos de este hipogeo, estudiar sus relaciones con el gran Templo de Deir El Bahari y con otros monumentos del área, ha sido, todo ello, una oportunidad única que nos ha permitido situar a la egiptología española entre los primeros puestos mundiales. La cooperación española ha quedado vinculada para siempre con esta joya del patrimonio faraónico. Nuestra trayectoria como egiptólogos cubrió este fundamental hito, colocándonos entre los equipos de elite del mundo en esta materia.

Para nuestros lectores que no estén familiarizados con las misiones arqueológicas, ¿cómo es el día a día en una excavación arqueológica de estas características?

R.- La jornada comienza a las cinco de la mañana, antes de que el sol salga. A las seis estamos trabajando, dando órdenes al equipo para asumir las tareas del día y organizar los grupos de trabajo que abordarán las distintas áreas del proyecto: excavación, documentación, restauración, tratamiento de los textos epigráficos, trabajo con las momias descubiertas, registro y fotografía de las piezas halladas…un largo etcétera.

A las diez de la mañana restauramos fuerzas a la sombra, para tomar todos juntos el desayuno (‘fatur’ es su nombre en árabe).

A las dos, cerramos la excavación y recogemos el yacimiento (cubriendo y protegiendo las áreas de trabajo en el campo, donde se ha trabajado ese día), para regresar a las casas donde nos esperan una ducha fresca y una comida sana y reconfortante.

Por la tarde, realizamos el imprescindible trabajo de Gabinete: descargar y revisar las fotografías, repasar los objetivos cubiertos en la jornada, a partir del ‘Cuaderno de Campo’ que lleva personalmente El Doctor Martín-Valentín, debatir acerca de los trabajos a realizar el siguiente día y, a las nueve, después de cenar, a dormir…quizás antes, una copa, a la luz de la luna y de las estrellas, bajo el esplendente cielo tebano.

Todas vuestras misiones arqueológicas en Luxor tienen una duración de dos o tres únicos meses al año. ¿Qué pasa con el yacimiento investigado durante el resto del año?

R.- Durante el tiempo en el que no se está trabajando, todo el yacimiento queda bajo vigilancia de los guardianes del área y las tumbas debidamente cerradas. Nadie puede intervenir ni entrar en la zona de nuestras excavaciones.

exterior

Todas estas misiones arqueológicas están organizadas desde el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto que ambos dirigís. Además de estas campañas en el país de los faraones, ¿qué más actividades realiza el Instituto?

R.- El Instituto de Estudios del Antiguo Egipto es una institución que tiene por objetivos la investigación y la docencia en materia de egiptología. En consecuencia, durante cada curso académico se imparten clases en diferentes Centros y, principalmente, en la Universidad de Málaga.

Desgraciadamente, en la actualidad el mundo profesional de la Historia y la arqueología está muy desprestigiado e infravalorado, y las subvenciones públicas son cada vez menores. ¿Cómo veis la situación actual del mundo profesional de la arqueología en nuestro país? Particularmente, ¿cómo ha afectado esta situación a vuestro trabajo a lo largo de los últimos años?

R.- Las ayudas públicas siempre son necesarias, pero las circunstancias económicas y políticas de nuestro país hacen cada vez más difícil acceder a la obtención de tales ayudas, muy especialmente cuando se trata de un proyecto que se desarrolla fuera de España, cuyo objetivo consiste en la preservación de un elemento perteneciente al patrimonio histórico de otro país, en este caso, de Egipto.

Nuestro proyecto se encuentra amparado por el sector privado de nuestra sociedad, lo que resulta lógico y conveniente. Si la sociedad de la que ha surgido esta iniciativa, la española, no se compromete con nuestro esfuerzo y nuestra entrega en el ejercicio de una verdadera actividad de ‘voluntariado cultural’ para la salvaguarda del patrimonio histórico de la humanidad, no habrá nada que hacer. Afortunadamente, la solidaridad de muchas personas e instituciones privadas demuestra y prueba que nuestro proyecto merece y recibe tal apoyo social, y eso nos legitima y nos permite seguir adelante con nuestros trabajos en Egipto.

De cara al futuro cercano, ¿cuáles son vuestros próximos proyectos profesionales? ¿Veremos publicado un nuevo ensayo histórico dentro de poco?

R.- Los proyectos futuros hay que preservarlos en secreto porque si no, pueden no llegar a buen puerto. Pero, en cualquier caso, las publicaciones de las excavaciones realizadas y de otros temas relacionados con la Tumba del Visir están sobre la mesa y, naturalmente, la comunicación de nuestros trabajos a la sociedad que nos apoya y nos anima para seguir trabajando.

Teresa Bedman y Francisco Martín-Valentín, muchísimas gracias a los dos por todo. Ha sido un gran placer que hayáis estado aquí con nosotros. Os deseamos que sigáis cosechando tanto éxito con vuestras campañas arqueológicas y vuestros libros como hasta ahora.

Una entrevista de Herodoto de Halicarnaso, de Historiae, para Divulgadores de la Historia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: