EL MILAGRO DEL CROWDFUNDING EN CASTELLANO. ENTREVISTAMOS A ÁNGEL MIRANDA VICENTE, EL AUTOR DE “CARRIÓN: UN CANALLA SIN VENTURA”.

“Los siglos XVI y XVII representan la aventura en estado puro. No dejo de maravillarme al leer las relaciones y los documentos de aquellos hombres intrépidos que se lanzaban a los mares para descubrir tierras ignotas sin saber siquiera qué encontrarían, si tendrían algo que llevarse a la boca o las batallas que habrían de librar. Son unos siglos irrepetibles en los que el mundo aún estaba por descubrir.”

Una entrevista de Federico Romero Díaz para Divulgadores de la Historia

El crowdfunding, que en castellano podemos traducir por la expresión “recaudación de fondos”, es una modalidad de financiación que se está extendiendo como la pólvora en nuestros días. Es una forma alternativa de financiación en la que los inversores contribuyen directamente a una causa, normalmente a través de una plataforma online. En los últimos años ha ganado mucha popularidad y se ha extendido a muchos ámbitos diferentes, siendo el de la literatura uno de los más representativos. Gracias a esta fórmula muchas obras que por diferentes razones no hubieran visto nunca la luz, han podido ser lanzadas al mercado, en muchas ocasiones con un éxito notable.

Ángel Miranda Vicente no es un autor novel, dedicado a la comunicación y al periodismo cultural lleva ya a sus espaldas la publicación de varias obras como “A bordo del galeón”, publicado en el 2016. Es un libro de viajes en el que narra su aventura por la costa norteamericana en el Galeón Andalucía, una réplica de un galeón del siglo XVI que hoy surca los mares del globo. También es el autor del guion de dos excelentes cómics históricos “Espadas del fin del mundo” del 2017 que nos dibuja un choque de aceros histórico real entre soldados castellanos y piratas japoneses en 1582, al norte de las Islas Filipinas y “Lezo” que vio la luz en el 2020 que nos descubre una de las batallas más increíbles de la historia, la lucha contra los ingleses en la defensa de Cartagena de Indias en el 1741. Este último, publicado en 2020 ya fue el crowdfunding con más éxito para un cómic en España. Y ahora en pleno 2021 lanza la primera entrega de su trilogía “Carrión: un canalla sin ventura” que se presenta al público como el mayor éxito de crowdfunding para una novela en español. La historia lo merece porque es la mezcla perfecta de varios géneros: novela picaresca, novela de aventuras de capa y espada y novela histórica todo ello sometido a un rigor histórico respaldado por muchas horas de trabajo y consulta en diferentes archivos y bibliotecas.

¿Ángel por qué optaste por esta fórmula para financiar primero tus comics y luego tus novelas? ¿Cuáles son las ventajas que este sistema representa frente a la manera tradicional de publicación?

Principalmente, porque me permite editar y producir mis obras exactamente como yo quiero, sin verlas desvirtuadas y sin reparar en gastos, tiempo o medios. Un vínculo directo entre el autor y el lector, que forma parte del proceso de creación. Solo así puedo ofrecer la calidad que busco, tanto en el contenido como en el continente, pues los mecenas reciben un ejemplar con materiales de primera, ilustraciones, mapas, detalles exclusivos… A día de hoy, es muy difícil hacerte notar en el saturado mercado editorial, aun teniendo entre manos una publicación diferencial de gran valor, por lo que el crowdfunding es una opción perfecta. Además de escribir, yo trabajo en el mundo de la comunicación, así que me dije… ¿por qué no intentarlo por ti mismo? Han sido muchas horas de trabajo extra, pero con grandes resultados.

¿Juan Pablo Carrión es el personaje que vertebra tu primer cómic “Espadas del fin del mundo” y en torno al cual construyes la trilogía “Carrión”. ¿Existió realmente esta persona? y si es así ¿cómo diste con él?

Así es, se trata de un marino misterioso que aparece aquí y allá en varios documentos de época. No llegó a ser uno de los nombres que pasaron a la historia con mayúsculas, pero sabemos que participó en momentos clave como la expedición de Villalobos, la preparación el Tornaviaje o los combates de Cagayán. En cierto modo, hablar de él es realizar un homenaje a los que pelearon y navegaron cayendo en el olvido. Lo descubrí a raíz de mi investigación para el cómic ‘Espadas del fin del mundo’, sobre los combates de Cagayán. Aquella escaramuza era fantástica para un cómic, pero me di cuenta de que el intrigante pasado de su protagonista, Juan Pablo, bien valía para toda una trilogía literaria. Decidí utilizarlo como hilo conductor de algunas de las navegaciones del siglo XVI, recreando los pasos de uno de esos zagales de Castilla que acaban navegando y  empuñando la espada al otro lado del mundo. ¿Cómo pudo ser la vida de hombres semejantes? Para ello he realizado una profunda investigación tanto de su persona como de su tiempo, llegando a encontrar datos y documentos inéditos.

Uno de los puntos fuertes de tus obras es el rigor histórico del que haces gala y que sabemos que te ha supuesto muchas horas de investigación y trabajo¿ Es la novela un buen medio para divulgar historia? ¿Hasta qué punto es compatible la veracidad histórica con la construcción de un relato ágil desde un punto de vista narrativo?

Es algo que me tomo muy en serio, alcanzar un buen equilibro entre rigor histórico y páginas emocionantes, una fórmula que me resulta difícil de encontrar como lector. Para asegurar el rigor, siempre me rodeo de historiadores y expertos que me permitan navegar con seguridad por las aguas de la ficción histórica. Además, siempre incluyo unas páginas finales en todas mis obras en las que se explica exactamente qué forma parte del hilvanado de la ficción y qué ocurrió tal y como se cuenta, las fuentes o detalles para profundizar sobre la época y los hechos narrados. De esa forma intento lograr un pulso narrativo ágil y atractivo, sin meter datos históricos de forma forzada, sino contextual, y al mismo no fallar en el rigor. Es un placer comprobar cómo el resultado gusta tanto a los amantes de la historia como de las aventuras, ver cómo le encanta a los lectores que no suelen acercarse al terreno histórico al considerarlo demasiado complicado o aburrido de seguir. En cuanto al medio, intento aprovechar las virtudes de cada uno de ellos. El cómic me permite mostrar gráficamente detalles y ambientes de otras épocas sin las limitaciones presupuestarias -y las licencias que a veces se toman- en las películas. Es una gozada visual para el aficionado. Con la novela he jugado con la psicología y el lenguaje de época para transportar al lector al siglo SXVI de forma genuina e introspectiva. El viejo Carrión contándote sus memorias. Me he esforzado mucho en encontrar su voz y en mostrar un vocabulario auténtico recurriendo directamente a la literatura y los documentos de esa época.

¿Qué es lo que tiene de especial el siglo XVI Y XVII español para ser tan recurrentes en tu obra?

Para mí esos años representan la aventura en estado puro. No dejo de maravillarme al leer las relaciones y los documentos de aquellos hombres intrépidos que se lanzaban a los mares para descubrir tierras ignotas sin saber siquiera qué encontrarían, si tendrían algo que llevarse a la boca o las batallas que habrían de librar. Son unos siglos irrepetibles en los que el mundo aún estaba por descubrir. En España tenemos la suerte de ser protagonistas de esos años y de contar con una ingente labor documental y literaria a la que recurrir. Lo que me extraña es que no se escriba más sobre esos siglos, o no se haya hecho de forma atractiva para el público general.

En esta primera entrega vamos a encontrarnos con “gigantes” de la historia como Juan Sebastián Elcano o Andrés de Urdaneta ¿Cuáles han sido los principales logros de estos marinos españoles para merecer un puesto de honor en nuestra memoria?

En la nuestra y en la mundial, si se les rindiera justicia. Existen muchas y muy buenas publicaciones sobre Elcano, un hombre hecho a sí mismo que logró una de las hazañas más grandes de la historia de la humanidad al realizar la primera circunnavegación al globo. Lo hizo además en un viaje lleno de peligros y conflictos. Por suerte, en estos últimos años esa historia está siendo narrada por varios autores y cualquiera puede maravillarse con lo que sucedió en esos barcos. No es tan famoso su último viaje, que narro en mi novela. En él también aparece Andrés de Urdaneta, una figura menos conocida, pero igualmente increíble. Fue el marino encargado de recorrer y reglamentar el tornaviaje desde las islas de las Especias a la Nueva España. Pero no solo eso, sino que cuanto más he investigado sobre su figura, más me ha sorprendido como persona. Un hombre con unas capacidades físicas e intelectuales fuera de lo común, que formó parte de viajes agónicos y trepidantes, que alternó la espada con la cruz, que actuó siempre según su propio criterio… una personalidad y un carácter muy complejos que han ido ganando protagonismo en mi relato según avanzaban las páginas. Todo ello sabiendo que acabó enfrentándose a Carrión… es muy atractivo para una novela.

¿Cuál crees que debe ser la actitud de la sociedad y de nuestras instituciones con respecto a la divulgación de nuestro pasado histórico? ¿Piensas que nuestra historia sufre de intentos de politización?

Es una pena ver cómo se tergiversa e infravalora nuestra historia en muchas ocasiones, quedando denostado ese inmenso tesoro que tenemos a nuestro alcance. No es más que un síntoma de la simplificación y la inmadurez cultural que la sociedad actual adolece. No es necesario ser un erudito, yo no lo soy, pero sí acercarse a la historia con espíritu crítico, curiosidad y rigor, guiado por los que más saben de cada campo y sin intentar forzarla llevando la actualidad al pasado de forma absurda. Todo lo que la historia puede ofrecerte son grandes enseñanzas y disfrute, es una pena que muchos la pasen por alto. Sin embargo, también es importante saber transmitir esa pasión y ese valor. A mí me hubiera gustado descubrirla mucho antes, pero es necesario que alguien encienda la chispa. También hecho en falta más recursos y apoyo para todas las personas que se dedican a la recuperación y divulgación de nuestra historia, dedicando su propio tiempo, dinero y energías.

El formato de Carrión con texto, montaje, audiolibro es bastante novedoso en el panorama editorial. Se ve que además has pensado mucho en el lector al incluir numerosas ilustraciones, glosario de términos de la época, un apartado especial dedicado a explicar lo estrictamente histórico de lo novelado, etc. ¿Ha contribuido todo eso a su éxito?

El éxito de mis obras anteriores me ha permitido dar un salto a la hora de preparar la novela. Gracias a ello he podido contratar un ilustrador de primer nivel, hacer un book-trailer muy cinematográfico, un audiolibro con un narrador de excepción y efectos de sonido holofónico en 3D… pocas veces he visto ese despliegue de medios para una novela. Fue una inversión y una apuesta fuerte, pero sin duda me ha ayudado a transmitir la calidad que se encontrarían los lectores y estoy seguro de que ha sido una parte crucial de su éxito. Al final, tanto la producción de la versión impresa como el audiolibro están por encima de lo acostumbrado, un libro que realmente te gusta tener en la estantería. Y lo más importante de todo: los mecenas que la hicieron posible están encantados, que es lo fundamental para que sigan apoyándote en futuras publicaciones.

Tu obra en general, además de a tu habilidad narrativa, le debe mucho al apoyo de excelentes ilustradores ¿Quién o quiénes están detrás de ellas?

Soy aficionado al cómic y a la ilustración desde pequeño. Cuando me planteé realizar mi primer cómic, Espadas del fin del mundo, busqué y rebusqué hasta dar con alguien que pudiera darle vida y calidad a un cómic histórico como el que tenía en mente, fue Juan Aguilera. Después, cuando decidí dar el salto a Lezo -que ha ganado el premio popular del Salón del Cómic de Barcelona-, sabía que un personaje de ese renombre debía tener un dibujante a la altura, y conseguí que Guillermo Mogorrón se subiera a bordo. Por último, pensé que sería perfecto contar con ilustraciones para mi novela, que la elevaría. Alberto Taracido se zambulló en sus páginas y dio vida a Carrión de una forma inigualable. Tengo mucha suerte de poder trabajar con semejantes artistas, gracias a ellos hemos situado el cómic histórico nacional a la altura de los mejores mercados, con un resultado muy profesional difícil de ver junto a nuestros personajes históricos, desgraciadamente. 

Escena de “Espadas del fin del mundo”

¿Además de las próximas dos entregas de Carrión que otros proyectos tienes en mente?

Estamos trabajando en la segunda parte de Lezo, que promete ser aún más espectacular, y estamos planteando nuevos personajes que den pie a esta mezcla de rigor, acción y páginas emocionantes. Pasa mucho tiempo desde que un proyecto da sus primeros pasos hasta que finalmente ve la luz, si es que lo consigue, pero tenemos en marcha nuevas propuestas que van desde más navegantes hasta soldados dignos de leyenda.

Ángel, muchísimas gracias por el tiempo que nos has dedicado y te deseamos desde Divulgadores de la Historia muchos más éxitos en el futuro.

Gracias a vosotros por vuestra gran labor y por darme la oportunidad de contar mi historia.

Podéis pinchar aquí si queréis haceros con un ejemplar de Carrión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: