Webgrafía y bibliografía. Dos imprescindibles en la divulgación de la Historia.

Bibliografía y webgrafía.

En divulgación histórica, cuando escribimos en un blog, no solemos hacerlo para descubrir algo nuevo, el objetivo principal es escribir sobre un tema que hemos buscado nosotros mismos. Se trata de organizarlo y plasmarlo en un texto. No es válido, de ninguna de las maneras, un simple copia y pega sino que debemos elaborarlo con nuestras propias palabras y comprobar por supuesto que lo dicho es realmente válido y riguroso desde un punto de vista histórico.

Toda esa información la buscaremos en lo que llamamos la bibliografía (libros y artículos publicados sobre el tema que tratamos)  o en un término de nueva acuñación : la webgrafía (páginas web que hablan de lo mismo).

La bibliografía, dicho sin tecnicismos, es la recopilación de libros y artículos que tratan del tema elegido para escribir o que lo analizan en algunas de sus partes. Es el listado completo del material que hemos consultado para escribir un texto. Hay diferentes reglas para construir citas bibliográficas aunque en todas deberemos citar algunos datos clave cuyo orden debe ser : apellido y nombre del autor(separado por una coma), el título de la obra, la editorial, la ciudad en la que se radica esa editorial y el año de publicación. No obstante hay varios sistemas para construirlas os dejamos un enlace en el que poder consultar las diferentes maneras. Pincha aquí

Los libros y artículos suelen publicarse en papel y los podemos encontrar en las bibliotecas, aunque cada vez más hay muchos que  se publican en medios electrónicos. Una revista  que publica  únicamente en su página web con cada artículo en  formato pdf es también considerada bibliografía y debe ser por lo tanto referenciada como tal en ese aprtado, no en el de webgrafía. Véase por ejemplo nuestra revista  DHistorica

La webgrafía hace referencia a páginas web o blogs, los artículos de la webgrafía pueden ser modificados por sus autores, es decir que la información encontrada en ella pude cambiar, por lo que es bueno especificar el día de la consulta realizada por los posibles cambios que pudieran haber en un futuro. También existen diferentes normas y maneras de construir una cita de webgrafía. Si queréis saber como hacerlas pinchar aquí

Las dos son válidas, pero la bibliografía es más seria y fiable, en las webs existe el peligro de que cualquiera puede  crearse una, y escribir lo que quiera aunque no sea correcto. Por eso es clave en la labor de todo buen divulgador contrastar la fiabilidad de las webs que consulta y no aceptar como buena cualquier cosa que encontremos navegando.

Existen diferentes aspectos que nos ayudarán a saber si una web es fiable: si muestra bibliografía, si la persona que lo escribe es un profesional del tema, si la página tiene cierto reconocimiento, si es de un sitio oficial o está bien escrito y argumentado entre otros.

Si buscamos por Internet bibliografía, el buscador solo nos dará páginas web, muchos artículos de esas páginas al final nos darán un listado de la bibliografía con lo que podemos buscarla en los numerosos catálogos colectivos de las bibliotecas públicas o de las universitarias si somos estudiantes o investigadores que tengamos más cercanas. Las búsquedas son sencillas, muy intuitivas y no presentan mayores problemas. Siendo ya muy numerosos los sistemas de bibliotecas que ofrecen una herramienta muy útil: el préstamo interbibliotecario que nos permite pedir a una biblioteca lejana un ejemplar que nos interesa pero que no esta en el centro que tenemos más a mano.

En resumen para buscar bibliografía podemos recurrir entre otros recursos a:

Bibliotecas. Donde  podemos encontrar el tema que nos interesa directamente o consultar el catalogo. Os dejo el ejemplo del Catálogo de Bibliotecas Públicas de la Comunidad de Madrid

Dialnet . Sistema abierto de información de revistas publicadas en castellano, documental, suscripciones, búsqueda de documentos, alertas, catálogos, tesis, etc.

Google book. Nos permite buscar libros y leer parte de ellos.

Por último y a modo de despedida no lo olvidéis: como divulgadores debemos nombrar las fuentes consultadas para realizar nuestro texto es decir hay que hacer un listado de bibliografía y otro de webgrafía.

Escrito por Maribel Bofill. Editado por Federico Romero Díaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: